Obligaciones públicas

Me viene al pelo lo ocurrido esta semana en el Congreso de los Diputados para hablar de este asunto. Pongo en atencedentes: sesión plenaria en la que el principal grupo de la oposición, el Partido Popular, tiene que hacer una pregunta al Gobierno sobre la situación económica y de empleo del país. El diputado en cuestión se llama Ramón Aguirre, que representa a la provincia de Guadalajara como cunero (aunque le moleste, es así). Hasta aquí todo bien, no pasa nada. El problema viene cuando le llaman al estrado para hacer las pertinentes preguntas y… ¿dónde está? Parece ser que no se le encuentra ¿Dónde estará? Se preguntaban sus compañeros de escaño. La respuesta oficial que ofreció el diputado Aguirre es que se encontraba en la biblioteca del Congreso en busca de información y que pensó que sería más tarde el momento en el que tenía que intervenir. Por su puesto no le quedó otra que pedir perdón.

No me importa tanto el quién sino el qué de lo ocurrido. Me explico. Con esta actuación quedan en evidencia los diputados del Congreso y Senado y la imagen que en muchas ocasiones tenemos que padecer: el vacío de la sala. Sillones (que tienen pinta de muy cómodos) sin su dueño. Y todo ello subvencionado con el dinero de todos los ciudadanos. Imagínense que ustedes no acuden a su trabajo un día sí y otro también ¿qué ocurrirá? que bienvenido a los lunes al sol. Sin embargo, aquí no pasa nada. Todo es jauja. La clase política parece no tomarse en serio el trabajo para el que han sido elegidos. Me pregunto ¿es que si no se gobierna ya no gusta el trabajo? Hay que estar a las buenas y a las malas. Por ello deberían ser sancionados o tomar alguna medida. Porque su sueldo sale del bolsillo de los ciudadanos que son los que sudan para llegar a fin de mes. Nóminas desorbitadas, con dietas por todo. ¿Para qué? ¿Para preocuparse de los problemas de los ciudadanos? Permítanme que esgrime una pequeña carcajada.

Me gustaría creer en la clase política, en su trabajo, pero algunos me lo ponen difícil. Por su puesto no meto a todos en el saco, porque hay algunos que sí demuestran que merecen el sueldo, aunque pocos. No me gusta que a los ciudadanos nos tomen el pelo quienes, en muchas ocasiones, son los que causan el malestar entre los ciudadanos.

Anuncios

Acerca de @jtrifero

Periodista. (Zaragoza, 1979). Estudié y crecí en Zaragoza. Me licencié en Periodismo (2004) y tengo un Máster de Gestión de la Información en la Organizaciones (Universidad de Murcia, 2011). Actualmente con el Doctorado sobre Periodismo de Datos y Big Data. Profesionalmente he trabajado en diversos medios de comunicación como Radio Ebro, Cadena SER Fraga y Calatayud, El Pueblo de Ceuta, Punto Radio Guadalajara Popular TV y Cadena COPE Guadalajara, El Faro de Murcia, Radio Águilas y, actualmente, La Opinión de Murcia.
Esta entrada fue publicada en GENERAL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s