Iniesta y el pepino a la Constitución

Pues yo lo tengo muy claro señores y creo que es una propuesta que se debería tener en cuenta. Cuando nuestros señores políticos, grandes trabajadores en pro de la recuperación de la economía de nuestro país y de empleos de calidad, quieran hacer un cambio en la Constitución deberían tener en cuenta los elementos que han unido a todos los españoles, de izquierda y derechas, sin tener vergüenza de ser lo que son y a favor del sentimiento nacional o estatal: Iniesta y el pepino. Sí, Iniesta y los pepinos.

Y si no a los hechos me remito. El de Fuentealbilla hizo que más de 40 millones de españoles nos quedáramos afónicos cantando y chillando ‘yo soy español’. La insignia nacional, bufandas y camisetas de la Selección eran el uniforme por todos los pueblos y ciudades del territorio: desde Murcia a Madrid pasando por Galicia, Valencia, País Vasco o Cataluña.

Por otro lado, el pepino. Ese producto de nuestra huerta, que además de acompañar nuestras ensaladas, es usado a favor de nuestro parlar en gran cantidad de chistes o connotaciones diferentes, denigrado hasta la saciedad. Pero eso sí, han llegado los que se creen el ombligo del mundo, los alemanes, y nos lo han tocado sin permiso. Han denigrado, puesto en duda y arruinado el poco pan que les quedaba a muchos agricultores –que dicho sea de paso en autonomías como la de Murcia están tirando de la delicada economía regional–. Las muestras de apoyo han surgido desde el primer momento por todos lados.

Porque una cosa es que nosotros nos cachondeemos de los nuestro y otra muy distinta que los devoradores de salchichas y cerveza nos toquen lo situado entre cadera izquierda y derecha.

Y dicho sea de paso, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, el Ebro por Zaragoza y el poco Segura por Murcia, propongo que este verano en las playas donde los turistas van a invadir las terrazas de nuestros bares y restaurantes se les ponga una tapita de pepino con la cerveza que pidan (porque seguro que la pedirán). Y puestos a darles con la misma medicina si piden caldo de cebada de denominación de origen germano decirles que no, que aquí se sirve Estrella de Levante, Ambar la Zaragozana, Mahou, San Miguel o Cruz Campo, porque no nos fiamos del proceso de fermentación de las alemanas ya que tenemos la sospecha de que produce cierta prepotencia y gilipolleces en algunas masas encefálicas. Que para escuchar tonterías ya tenemos a nuestros políticos y ya lo dice el dicho que es preferible lo malo conocido.

Lo dicho, que propongo a Iniesta y el pepino en un lugar primordial de la próxima reforma de la Carta Magna y en el himno si es que alguna vez tiene letra.

Anuncios

Acerca de @jtrifero

Periodista. (Zaragoza, 1979). Estudié y crecí en Zaragoza. Me licencié en Periodismo (2004) y tengo un Máster de Gestión de la Información en la Organizaciones (Universidad de Murcia, 2011). Actualmente con el Doctorado sobre Periodismo de Datos y Big Data. Profesionalmente he trabajado en diversos medios de comunicación como Radio Ebro, Cadena SER Fraga y Calatayud, El Pueblo de Ceuta, Punto Radio Guadalajara Popular TV y Cadena COPE Guadalajara, El Faro de Murcia, Radio Águilas y, actualmente, La Opinión de Murcia.
Esta entrada fue publicada en GENERAL, SOCIEDAD. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s