Periodismo corrupto

No hace mucho tiempo un amigo me hablaba del exceso de corporativismo que tiene mi profesión, la del periodismo. Un corporativismo que puede cegarnos en muchas cosas, lo cual no discuto, o tal vez sí, pero que es lícito plantearlo. Bien es cierto que gracias a ello también denunciamos una serie de cuestiones que están ahí, aunque nadie las combate, como la eterna precariedad. Trabajos mal remunerados, excesos de horas y presiones, entre otros quehaceres diarios. Pero eso es harina de otro costal y no me apetece mucho entrar en esos tumores que ninguna quimioterapia puede curar, excepto que los empresarios quieran ejercer de cirujanos y curen la enfermedad de sus trabajadores para que tengan un trabajo y una vida digna.

Todos hemos saltado como un resorte. En unas horas se vieron obligados a recular, dar marcha atrás. Pero lo peor es que lo hicieron por la presión social y no porque fuera un atentando contra el derecho de información y contra la Constitución. Y de libro. Lo peor es que esas personas siguen ahí, en sus puestos tan ricamente como si no hubiera pasado nada, excepto el delegado de CCOO que tuvo la vergüenza torera de decir que mejor estaba en su casa.

Sin embargo, eso se ha quedado ahí y punto, cuando podría haber sido un buen momento para hacer ver a la sociedad cómo se encuentra nuestra profesión, donde sí tendrían que movilizarse las Asociaciones y Colegios de Periodistas. Para comprobar la presión política que sufren y padecen los diferentes medios de comunicación, unos más que otros, especialmente los públicos o semipúblicos.

Y es este el problema, medios que nacen públicos pero luego no lo son. Ya son pocas las comunidades autónomas que han decidido apostar por una radiotelevisión completamente pública. En un principio, a los políticos se les llena la boca diciendo que apuestan por la independencia del periodismo y por una programación “que hable de lo nuestro”. Por eso nacen las autonómicas, para hablar del Bando de la Huerta, de Cartagineses y Romanos, de la Semana Santa de Lorca en cuanto a la Región de Murcia. De la Ofrenda de Flores, El Rosario de Cristal, la tamborrada de Calanda, la representación de los Amantes de Teruel o la fiesta de San Lorenzo en Huesca, respecto a la Autonómica de Aragón. Y así podríamos hablar del resto. Protagonismo de actos que en los medios nacionales quedan relegado a, como mucho, una pieza de un minuto.

Pero a la hora de la verdad, quienes llenan la mayor parte de los minutos son los políticos, precisamente de lo que la gente está hasta la coronilla. Los medios, al fin y al cabo, se convierten en portavoces de los políticos.

Lo más grave, para mí, es que ahora dicen que no les salen las cuentas y que es mejor meter el tijeretazo, pese a los cientos de trabajadores que puedan haber contratado, y privatizarlo lo máximo posible. Una privatización que luego da la risa porque lo lógico es que se adjudicara y después se olvidaran de esa radiotelevisión autonómica. Pero no, prefieren crear ‘entes’ compuestos por personal elegido a dedo por la autoridad pública con el objetivo de velar por el buen funcionamiento de esa empresa. En unos casos más que en otros. Pero ¿también crean ‘entes’ cuando privatizan el servicio de basuras, el de autobuses, u otras privatizaciones?

Eso en cuanto a los medios supuestamente públicos. En lo que respecta a los privados la historia va por otro lado, la publicidad institucional o patrocinios, que se cobrarán cuando Telecinco prescinda de la basura televisiva. Las voces críticas sufren llamadas preguntando el porqué de ese reportaje o noticia. No en todos los casos, pero sí en unos cuantos.

La independencia de los medios de comunicación con respecto a los partidos políticos cada vez está más condicionada, en ocasiones porque a algunas empresas les interesa. En otros porque los políticos quieren que se hable bien de ellos. Y mientras se permita y no se denuncie como tiene que ser, no se garantizará la independencia de los medios de comunicación.

Anuncios

Acerca de @jtrifero

Periodista. (Zaragoza, 1979). Estudié y crecí en Zaragoza. Me licencié en Periodismo (2004) y tengo un Máster de Gestión de la Información en la Organizaciones (Universidad de Murcia, 2011). Actualmente con el Doctorado sobre Periodismo de Datos y Big Data. Profesionalmente he trabajado en diversos medios de comunicación como Radio Ebro, Cadena SER Fraga y Calatayud, El Pueblo de Ceuta, Punto Radio Guadalajara Popular TV y Cadena COPE Guadalajara, El Faro de Murcia, Radio Águilas y, actualmente, La Opinión de Murcia.
Esta entrada fue publicada en PERIODISMO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s