Saber perder, saber ganar

Fuente: frasescitas.com

Tras la tempestad viene la calma. Ésta es una máxima que se da en todos los órdenes de la vida. Cómo no, también tras el Madrid-Barcelona. Durante unos días, unos cuantos hemos estado escocidos, cabizbajos y quejicosos. Por resumirlo en una palabra: jodidos. Servidor el primero.  Es cierto que los que somos forofos de un equipo ponemos grandes esperanzas en encuentros como estos, contra los principales rivales. Da igual cómo se juegue, lo importante es el resultado final, en este caso la victoria. Luego, con el pitido final se deja fluir toda la adrenalina acumulada con una sensación de alegría y relax (cuya máxima expresión se dio en toda España el 11 de julio de 2010). Pero ¿qué pasa con la de los que no han ganado? Pues que ahí está y sólo se elimina según pasan los días.

Una de las cosas más complicadas es saber perder. Sobre todo para el que aquí escribe. Reconozco que no se me da bien, porque confío en que mi equipo de fútbol me dé las alegrías que la vida me niega. Es comparable con la cara de tonto que se te queda cuando vas a hacer un examen que crees que lo llevas perfecto, que lo has bordado, y cuando te dan el resultado tienes un suspenso de campeonato, un cero de compás que nos solía decía un profesor de Agustinos.

Y a fin de cuentas es sólo fútbol. Son tíos en pantalón corto que ganan millones de euros que en la vida ganaremos nosotros. Es un deporte que no nos va a reportar ningún rendimiento ni económico, ni social, ni personal. Lo bonito sería dar la mano al ganador, incluso ser el primero en darla, sin esperar a que el vencedor vaya con los aires que sean a dártela a ti. Tanto los jugadores como los aficionados. Por eso no me gustan gestos como los de Marcelo que se la negó a Piqué.

Pero si hay que saber perder también hay que saber ganar. Porque no hay gesto más reprochable que regodearte frente al vencido. Que echar sal en la herida reciente. Pisar al hundido. O tocar los mismísimos.

Es curioso como en días así, siempre tras acabar el partido, uno tira del móvil y a los primeros que llama son a aquellas personas que son del equipo rival. Aunque nunca hablen ni se acuerden de él en la rutina diaria. Lo importante es recordarle que es el perdedor, por si acaso no se ha dado cuenta, meter cizaña.

Pero los españoles somos más de lo segundo. Estoy seguro de que si los holandeses hablaran español, el día que ganamos el mundial hubiéramos tirado de guía telefónica tulipanera para reírnos de cada uno de los neerlandeses. Porque le damos más importancia a la victoria si se la pasamos por los morros al rival que por lo que pueda significar para nosotros mismos.

Por ello es igual de importante saber perder como ganar. Incluso para saber perder, hay un libro que se llama así, de David Trueba. Habla de fútbol y de la vida diaria. El genio de Trueba da lecciones de humanidad auténtica. Pero eso es harina de otro costal.

Anuncios

Acerca de @jtrifero

Periodista. (Zaragoza, 1979). Estudié y crecí en Zaragoza. Me licencié en Periodismo (2004) y tengo un Máster de Gestión de la Información en la Organizaciones (Universidad de Murcia, 2011). Actualmente con el Doctorado sobre Periodismo de Datos y Big Data. Profesionalmente he trabajado en diversos medios de comunicación como Radio Ebro, Cadena SER Fraga y Calatayud, El Pueblo de Ceuta, Punto Radio Guadalajara Popular TV y Cadena COPE Guadalajara, El Faro de Murcia, Radio Águilas y, actualmente, La Opinión de Murcia.
Esta entrada fue publicada en GENERAL, SOCIEDAD. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s